jueves, 30 de junio de 2022

 

Problema de Wordle.

Wordle escrablístico 30 de junio 2022


Los dos de hoy: 


 

Alburno / enjalbego


Solución de wordle

Solución a los wordle 136 y 137 del 28 de junio


Ambas palabras están unidas por la raíz latina "alb". El adjetivo albus-a-um significaba en latín "blanco", y el sustantivo album -i es "la blancura", "lo blanco". Aunque albo se vio desplazado en español por el germánico "blank", con su correspondiente adaptación fonética, de aquella raíz nos han quedado multitud de palabras. No todo lo que empieza por al- tiene origen árabe, pues al- fue productivo tanto en latín como en la lengua romance. Por ejemplo, Alba fue el nombre o formó parte de él de muchas ciudades latinas, y esta raíz dio origen a la actual Albania; Alburnus o Alburno era un monte de Lucania, la actual Basilicata en Italia, lo que vendría a ser el tobillo de la bota.


Y alborno en castellano actual remite en el diccionario a alburno, y este a albura. Misma raíz, tres resultados para el mismo significado. En botánica es lo primero que encontramos tras la corteza de los árboles, esa capa blanca y blanda de los anillos más jóvenes, los que están creciendo. Si alguna vez habéis tenido que talar un árbol o podar ramas como es mi caso, habréis comprobado que al principio de meter sierra o hacha es fácil, pero cuando llegáis al interior, duramen y médula del tronco, el asunto de la tala se complica. 



Enjalbegar es una palabra que en el entorno urbano se va perdiendo y sustituyendo por su término más genérico de blanquear, pero al menos en los pueblos manchegos de España todavía se conserva. Significa 'blanquear las paredes con cal, yeso o tierra blanca'. Su etimología está en el latín vulgar ex albicare, es decir, blanquear, con la preposición latina "ex". Ella es necesaria para poder explicar la j, que como ya vimos en artículos pasados, es habitual la evolución del sonido x /cs/ > sh (como el inglés actual) > sonido actual j, con algunos pasos intermedios que no especifico. Inmediatamente se vio contaminada la palabra por el influjo habitual de "en"; y finalmente, como ocurre casi siempre, el sonido gutural K intervocálico, sordo, evoluciona al correspondiente gutural G (la g de gato). En filología se dice que PeTaKa > BoDeGa. Esto no quiere decir que la palabra petaca dé bodega, sino que es una regla mnemotécnica para indicar que la p intervocálica latina, sorda, evoluciona a la sonora b (rapum > rabo); la t sorda a la sonora d (el participio -atum evoluciona a -ado); y K da G, como hemos dicho de la g de enjalbegar. Todos esos dobletes tienen el mismo punto de articulación: bilabial (p, b); dental (t,d); gutural (k, g). Solo difieren en que son sordas las primeras (las cuerdas vocales no vibran) y sonoras las segundas (sí vibran, podéis comprobarlo fácilmente llevando los dedos a la nuez de la garganta y pronunciándolas).

El mismo verbo lo tenemos sin preposición, jalbegar, que además de blanquear, en la literatura antigua era sinónimo de maquillar (los rostros bonitos eran los blancos, a los que no les había tocado la luz, como el de las pueblerinas labradoras tostadas por trabajar de sol a sol). Hay que reconocer que (en)jalbegar resulta un poco difícil de pronunciar en español, con esa l en posición trabada en antepenúltima sílaba. Al español le era más fácil la metátesis (cambio de lugar de un sonido en una palabra), y por ello surgió jabelgar, sin la preposición, con el mismo significado (desusada, no conjuga). En Honduras, salbegar es reparar una vasija con barro. No puedo asegurarlo por completo, porque no he encontrado nada que lo refrende, pero apostaría por que la etimología es la misma, dado que la j también puede proceder de s, y aunque no sería este el caso, en el castellano temprano que emigra a Centroamérica pudo producirse esta simplificación. 


Otras palabras emparentadas con esta serían enjalbegador, enjalbegadura o jalbegue.


Albo es un latinismo que ha quedado para lenguaje específico o término poético. Prueba de que no es patrimonial, incorporada al torrente de palabras que sufren los desgastes propios de la corriente del idioma, es que su evolución hubiera dado "obo". Aquí el avezado escrablista levantará la mano y dirá que obo está en el diccionario, pero no con ese significado: obo, hobo y jobo, todas jugables, son diferentes formas de nombrar un tipo de árbol americano. Volviendo a lo que nos ocupa, obo, en el sentido de blanco, solo ha quedado presente en alguna toponimia o antroponimia hispana, como Torroba ('Torre blanca'). 


PALABRAS A RETENER EN SCRABBLE: 

alburno, alborno, albura, duramen, enjalbegar, jalbegar, jabelgar (no conjuga), salbegar, jalbegue, obo, hobo, jobo.




martes, 28 de junio de 2022

 

Problema de Wordle.

Wordle escrablístico 28 de junio 2022


Reanudamos con dos nuevos:


 

Elijable / rugible


Solución de wordle

Solución a los wordle 134 y 135 del 25 de junio


El tema de estas palabras son los adjetivos -ble, derivados casi siempre de verbos. Hace unas semanas una persona preguntaba en un grupo de scrabble cómo saber qué verbos hacían -ble y cuáles no. Desgraciadamente no hay una regla matemática, pero sí tenemos algún indicador que nos puede ayudar. 


Para quien no quiera seguir leyendo, que se quede con el siguiente consejo: si con ese verbo no te jugarías un participio -ados, -adas, por ser intransitivo, mejor que no lo intentes. Y en el caso de que sí te jugarías esos participios con toda tranquilidad, entonces puedes probar, pero será una lotería: primero, porque no todos los verbos lo admitirán, y segundo, porque el diccionario no los recoge todos. En cualquier caso, para scrabble casi siempre se tratará de verbos cuyo infinitivo tenga un máximo de seis letras, como cantar, cantable,  dado que -ble impone dos letras extras al infinitivo, y salvo que tengamos una memoria prodigiosa no tiene mucho sentido ir a scrabbles de nueve letras (o al menos apréndete primero los -ble de verbos de 4, 5 y 6 letras). 


Su etimología reside en el sufijo latino -bilis, cuya evolución se resuelve en -ble, al perder la primera "i" por su carácter de postónica.


Resumiendo mucho la nueva gramática de la Academia, y hablando siempre de una forma muy general, el adjetivo -ble se construye sobre el tema de participio de verbos transitivos. Por tanto, tendremos -able para verbos de la primera conjugación, bailable; e -ible para verbos de la segunda y tercera: comible, aborrible (este último desusado, del desusado también y no conjugable aborrir).
Algunos como visible o amable remiten a bases léxicas latinas de verbos actuales, como ver o amar. De otros, sin embargo, hemos perdido por completo esa referencia: afable, susceptible. 


Suelen proceder de verbos transitivos porque el significado de -ble suele ser pasivo, y admite la paráfrasis "que puede ser": comestible, potable, que pueden ser comidos o bebidos. Esta paráfrasis pasiva sería imposible en verbos intransitivos. En aquellos adjetivos en que hemos perdido la referencia del verbo original, como formidable (del verbo latino "formidare", con el significado de 'temer'), esta paráfrasis se hace inviable precisamente por la pérdida de la referencia.

 

Los adjetivos cuya referencia verbal es palpable suelen admitir ser modificados con adverbios en -mente: un pantalón difícilmente lavable, una estructura de enroque fácilmente atacable. Eso es más difícil en los otros adjetivos: difícilmente doblable, pero suena bastante raro fácilmente flexible (doblable no está en el diccionario, no la juegues). En el primer caso el verbo está en la mente de quien lo pronuncia, pero en el segundo caso no. Por ello mismo, doblable y similares no suelen admitir -mente, y sí los del tipo "flexible", cuyo verbo no está en el acervo léxico de los hablantes: *doblablemente, pero flexiblemente (esto siempre al margen de si el diccionario recoge o no la palabra, por economía).


Debido a esa componente pasiva en los casos de verbos transitivos identificables, suelen admitir complementos agentivos "por": "es un atril fácilmente jugable por los escrablistas". Sin embargo, ese agente no lo tenemos en aquellos adjetivos sin referencia verbal clara: *"sensible por", *"susceptible por" (podremos continuar la frase, pero tendremos una causa, no un agente de la acción). 


A pesar de lo dicho, hay adjetivos -ble derivados de verbos intransitivos: rugible, de rugir, y en este caso la paráfrasis sería más bien la propia de un participio de presente: que puede rugir (no *"que puede ser rugido"). La gramática ejemplifica con algunos más: agradable, durable, flotable, gustable, inservible, perdurable, variable. 

Personalmente me llaman la atención aquellos cuya paráfrasis se forma con verbos de régimen preposicional: ciudad vivible (en la que se puede vivir), persona fiable (de la que es posible fiarse). 


A veces el adjetivo negativo se usa más que el positivo: insondable, inolvidable, invencible, que a pesar de su formación con prefijo negativo, tienen un significado positivo. 



Elijable procede de elijar, que es un verbo farmacéutico que significa 'cocer una sustancia para extraer su jugo'. Procede de elixare, y lo único reseñable en su evolución es la larga evolución del sonido x al sonido j. Hay que decir que en esa evolución, en el siglo XV sonaba como la sh del inglés shame o la ch del francés chambre. A principios del siglo XVI, con la gran revolución de las consonantes, en que simplificamos y 8 consonantes las redujimos a dos o tres, empezó a pronunciarse como nuestra j actual. 


Rugible viene de rugir, del rugire latino (pronunciado como el actual gui, como guitarra, ruguire). Como palabra semiculta, se mantuvo este sonido g (guievolucionado a actual j; pero en palabras patrimoniales esta g intervocálica a menudo se pierde, y por ello "ruido" remite a "rugido" (patrimonial / semiculta). Estos dobletes lo vemos en frígido / frío; magistral / maestro; vaginal / vaina. 


PALABRAS A RETENER EN SCRABBLE: 

elijable, rugible, comible, aborrible, aborrir (no conjuga), paráfrasis, jugable, flotable, gustable, elijar



sábado, 25 de junio de 2022

 

Problema de Wordle.

Wordle escrablístico 25 de junio 2022


Dos factibles de sacar:


 

Almoneda / allende


Solución de wordle

Solución a los wordle 132 y 133 del 24 de junio


Almoneda es una palabra que cada vez se usa menos, no porque su significado haya caído en desuso, sino porque las nuevas tecnologías imponen sus nombres: wallapop, segundamano y aplicaciones similares.


Efectivamente, la almoneda, según el diccionario, es la venta de bienes muebles, bien usados o bien a bajo precio, y también el lugar donde se realiza la venta. Su etimología la hace proceder del árabe hispano almunáda, y este del árabe clásico munādāh, con el consiguiente artículo al-, con el que tantas palabras pasaron desde este idioma al castellano. A su vez esta palabra procede del árabe "nada", 'gritar', lo que le va al pelo para el fragmento en el que aparece la palabra en nuestra novelita de El Lazarillo de Tormes:

 

Y con favor que tuve de amigos y señores, todos mis trabajos y fatigas hasta entonces pasados fueron pagados con alcanzar lo que procuré, que fue un oficio real, viendo que no hay nadie que medre, sino los que le tienen. En el cual el día de hoy vivo y resido a servicio de Dios y de Vuestra Merced. Y es que tengo cargo de pregonar los vinos que en esta ciudad se venden, y en almonedas y cosas perdidas, acompañar los que padecen persecuciones por justicia y declarar a voces sus delitos: pregonero, hablando en buen romance.


Lázaro por fin consigue un oficio que hoy equivaldría a ser "funcionario", aspiración que le da cierta tranquilidad económica, y además contactos sociales de todo tipo.


Hame sucedido tan bien, y yo le he usado tan fácilmente, que casi todas las cosas al oficio tocantes pasan por mi mano, tanto que, en toda la ciudad, el que ha de echar vino a vender, o algo, si Lázaro de Tormes no entiende en ello, hacen cuenta de no sacar provecho.


Asociada a esta palabra debemos tener en cuenta los verbos conjugables almonedar y almonedear. Mediante sufijación también salen los sustantivos almonedero y almonedista.


A, ante, bajo, cabe... falta, entre otras, "allende", en esa tediosa lista que tuvimos que memorizar en los colegios. Según el diccionario, se trata de una preposición culta, y como tal posee dos usos: "más alla de" y "además de". También puede tratarse de un adverbio, igualmente tenido por culto, más que nada porque su uso está restringido básicamente a textos del pasado. Como tal adverbio significa 'de la parte de allá', 'del otro lado', precedido o no de preposición. Significa también, con la preposición "de", 'además', como en estos dos fragmentos del Lazarillo:


 Y así, me casé con ella, y hasta agora no estoy arrepentido, porque, allende de ser buena hija y diligente servicial, tengo en mi señor arcipreste todo favor y ayuda.

[...]

Porque allende de no ser ella mujer que se pague de estas burlas, mi señor me ha prometido lo que pienso cumplirá; que él me habló un día muy largo delante de ella y me dijo:

-Lázaro de Tormes, quien ha de mirar a dichos de malas lenguas nunca medrará. Digo esto, porque no me maravillaría alguno, viendo entrar en mi casa a tu mujer y salir de ella. Ella entra muy a tu honra y suya. Y esto te lo prometo. Por tanto, no mires a lo que pueden decir, sino a lo que te toca, digo, a tu provecho.



Este último fragmento, al final de la carta que es la novela de El Lazarillo, junto con todo lo que le rodea, nos indica que Lázaro consiente en ser un feliz cornudo, pues su matrimonio no es más que un amaño para que el arcipreste de San Salvador pueda tener acceso a unos amores prohibidos y no bien vistos, declarado con una sutileza que pone el colofón perfecto a la novela. Nihil novum sub sole. 


Allende procede del latín "illinc", que significa 'de allá'. De ahí salió la forma allén, que ya ha desaparecido del diccionario y del lexicón. A esta partícula se le posponía frecuentemente la preposición "de", por lo que ambas formas se amalgamaron, en allende. A cambio, conservamos "aliende", con el mismo significado desusado, y de forma paralela surgió la preposición o adverbio poco usado "aquende", que significa 'más acá de', 'de acá' o 'de la parte de acá'. 


PALABRAS A RETENER EN SCRABBLE:

almoneda, almonedar, almonedear, almonedero -a, almonedista, allende, agora, medrar, aliende, aquende.

  Problema de Wordle. Wordle escrablístico 30 de junio 2022 Los dos de hoy:  138 Wordle Orden del Azar 139 Wordle Orden del Azar